‹ voltar



Quem é o "Discípulo"? Um pouco de sua história...

n/d

Historia de una misión sublime y providencial

Poco antes de la primavera de 1975, un joven de 16 años, recibió durante 6 días consecutivos la visita de la Siempre Virgen Madre de Dios, para educarlo en las cosas santas. Su corazón ardía como inflamado por una Llama Santa mientras recibía el conocimiento infuso del Amor Misericordioso de Dios. Recibió la fe de un modo extraordinario teniendo conocimiento de los misterios del reino de Dios por boca de la misma Madre de Nuestro Señor. Las visitas cesaron misteriosamente y durante 9 años no volvió a tener manifestaciones de la Virgen.

Hasta el día 24 de junio' de 1984, estando en un campo de cultivo, en oración y ayuno, volvió aparecer la Virgen. Esta vez fue también durante 6 días consecutivos. La manifestación sucedía siempre así: siendo las 3 de la tarde, rayos de luz proveniente del sol. Descendían: sobre un árbol, a la orilla de un camino, los rayos formaban una esfera de luz y dentro aparecía la figura de la reina de la paz, advocación que el joven no conocía, pues no había oído hablar de las apariciones en Medjugorje. La figura en forma tridimensional movía los labios y los ojos. Como una persona viva, este coloquio con el joven se prolongaba a veces más de 2 horas ocurriendo algunos fenómenos inexplicables en cada aparición, fue allí que le reveló parte de la misión sublime y providencial diciéndole que recibiría también la visita de nuestro Señor Jesucristo para confirmar la misión, enviarlo para promover lo que su Inmaculado Corazón pedía. 

Sucedió exactamente en la fecha que se le dijo, Jesús se apareció como a 500 metros del lugar, a la orilla del camino, acercándose al joven lo levantó pues permanecía postrado rostro en tierra, en profunda oración. Puso su mano sobre la cabeza y mirándole fijamente, Jesús extendió su mano señalando el horizonte, eran como las seis de la tarde de aquel otoño del año de 1994.  Allí, Jesús bautizó al joven con el apodo de "Discípulo que escucha y enseña" confirmándole la capacidad de poder escribir todo lo que había recibido en mensajes, desde el año de 1984.

Los mensajes recibidos por medio de locución interior, visiones y profecías, sueños y manifestaciones sensibles fueron guardados durante un tiempo por obediencia la jerarquía eclesiástica. 

Años más tarde, en 1987, como una revelación especial, "el Discípulo" recibió una serie de mensajes llamados Universales de gran importancia para el mundo. 8 de La Virgen y 7 de Nuestro Señor Jesucristo algunos de más de 20 páginas de escritura, misma que eran redactados días después de recibir cada uno de ellos, exactamente como fueron recibidos en el mes de junio 1999. En el cerro, en oración, discípulo recibe en éxtasis las contundentes revelaciones del final de los últimos tiempos. y los pormenores de su misión, conociendo de parte de Dios, las humillaciones, criticas, rechazos y sufrimientos intensos internos como físicos y espirituales, despiadadas luchas con satanás y sus espíritus malignos, que tendría que sufrir a causa del Sagrado Nombre de Jesús y la misión que le fue encomendada. 

En septiembre,15 de 1999 memoria de La Santa Virgen de los Dolores, nuevamente "Discípulo" entra en un estado- alfa continuo y durante varias horas, en la cumbre del cerro, estando en éxtasis total, con arrobamientos sublimes, le es mostrado el universo entero y los 5 continentes que lo forman. En algunos países, y ciudades importantes del mundo percibe la destrucción total, la muerte, el hambre, la guerra entre otras muchas cosas, todo lo que "Discípulo" ve y oye, tendrá que enseñarlo a todas las naciones, las revelaciones son tan impactantes que debido a la sensibilidad del discípulo cae enfermo durante semanas. No habiendo quien le llevara a su cama de enfermo la Sagrada Comunión se le presentan ángeles llevando El Sagrado Viático, en forma visible. 

Es en este periodo que recibe los lugares marcados gomo Triángulos de Luz en una visión, un ángel traza con la misma Sangre de Jesús el Cordero Inmaculado, los lugares que serán destinados por el cielo para fundar las nuevas comunidades católicas llamadas de preservación como un signo del amor de Dios derramado por medio del Espíritu Santo y a través del Corazón Inmaculado de María y del Sagrado Corazón de Nuestro Señor Jesucristo.

Los Triángulos de Luz representan a la Santísima Trinidad de Dios, el misterio de Dios Uno y Trino, Padre Hijo y Espíritu Santo, los lugares santos de preservación son como la palabra lo dice: para preservar la santidad de vida en el mundo la pureza de costumbres y la vida de oración en estado de gracia, el ejercicio practico de las virtudes cristianas, la vida en común, según el estilo de la Primitiva Iglesia, Sana Doctrina, Tradición  y Magisterio de la Iglesia, intenso amor a sus pastores, sacerdotes y obispos en comunión con el Santo Padre. Además la pureza de fe y costumbres, el amor al trabajo, la caridad con el prójimo entre otras cosas más. Es pues, esta breve semblanza una introducción al documento de comunidades mismo que será la base de la unidad y el esfuerzo conjunto de aquellos hermanos (as) que hayan aceptado en su corazón y hayan decidido formar parte de este proyecto-, entregado a toda la humanidad para gloria y alabanza de nuestro Dios y Uno y Trino.      

A continuación el testimonio del propio “Discípulo” por petición de uno de los 4 sacerdotes que lo acompañan en este proceso.

El encuentro de la Santísima Virgen de Guadalupe con el "Discípulo" año de 1975.

 

TESTIMONIO

Iniciando la primavera del año 1975 yo "El Discípulo" estaba bastante alejado de Dios y de la Iglesia, casi por cumplir los 17 años de edad aún no había hecho mi Primera Comunión, a los 11 años casi por terminar el tercer año de primaría me fugué de la escuela. Aún no aprendía bien a leer y escribir ni aprendía bien a realizar las cuatro operaciones aritméticas elementales.

Mi padre, nos obligó entonces a mi y mis otros tres hermanos mayores a trabajar en rudas jornadas de sol a sol bajo un calor agobiante propio de las regiones áridas de Sonora. Él maltrataba mucho a mis hermanas y a mi madre quién nunca tenía tiempo de darnos abrazos o decirnos palabras de cariño. Nunca tuve una fiesta de cumpleaños, aborrecía a mi padre e interiormente lo maldecía deseando que se muriera... 

Querido padre: me es muy desagradable hablar de estas cosas pero como usted me lo ha solicitado, describo aquí los penosos años de mi vida en que robé en la Iglesia para sostener mi vicio de tabaco y alcohol, me hice adicto desde los doce años a las pastillas psicotrópicas y algunas veces fume marihuana. Maldecía a todo mundo y usaba en vocabulario soez y grosero, Hablaba mal de los curas, vivíamos en un rancho a unos seis kilómetros del pueblo donde cada domingo venía el sacerdote a oficiar Misa. Yo iba al templo a burlarme de los fieles y del sacerdote. Mi odio hacia la gente se manifestaba cada día, no había quién me hablara dulcemente sólo reproches.

Mi padre se sumergió totalmente en el vicio del alcohol. Y un día lluvioso abandoné mi casa yéndome al mundo, a la vagancia, al sexo, a la pornografía. Recuerdo querido padre que yo mismo en compañía de mi hermano mayor invoque al demonio ofreciendo una gallina negra en sacrificio. Leía los horóscopos todos los días, un gran vacío estaba en mi corazón. Ya no tenía para mí sentido la vida, estaba siendo acosado por los vicios y los falsos placeres que este mundo ofrece para la perdición del alma. Así pasaban días festivos, Año Nuevo, Semana Santa, para mí era igual, me uní a la pandilla de muchachos despreciados. No usaba zapatos y mi ropa estaba sucia y rota, el polvo y la tierra de la basura se pegaban en mi pelo y mi piel. Jamás había salido una lágrima de mis ojos.

Junto a tres perros callejeros que buscaban comida, también abrí los botes y bolsas de basura de las colonias residenciales, muchas veces me alimenté de la basura y muchas veces dormí a la intemperie, sufriendo de frío y humedad de las lluvias. Gracias a Dios siempre fui de buena salud y me enfermaba poco. Así estimado padre viví mis 12, 13, 14,15 y 16 años de adolescente... 

Una hermosa mañana de domingo, inexplicablemente para mí, mis pasos me llevaron frente a la catedral de Nuestra Señora de Guadalupe, justamente donde hay una cantina. Eran como las ocho de la mañana, tenía hambre y no había dormido bien. Me senté en la banqueta junto a un poste y me sentí allí terriblemente solo, enfrentando mi realidad y pensando en quitarme la vida. Talvez arrojarme ante un coche en movimiento o ingerir veneno en una cerveza. Pensaba en eso cuando, sentí una presencia tras de mi y una mano muy fina, blanca y delicada se posó sobre mi hombro, me volteé para mirar quién era y vi que era una jovencita muy hermosa, toda ella irradiaba bondad y dulzura. 

Mire padre mío, usted dispense, pero al narrar esto me invade una gran emoción interna y lloro, es uno de los momentos de mi vida que me marcaron hermosamente y para siempre. Mire usted, jamás he podido olvidar la luz de sus ojos y la dulzura de sus palabras. Vestía blusa blanca, que le llegaba al cuello y cubría sus brazos. Traía uma falda negra abajo de la rodilla y usaba huaraches como las que usan las campesinas de la región. Su pelo negro y liso caía como cascada sobre sus hombros Yo me sentía como transportado a otra dimensión mientras que uma alegría inexplicable me llenaba el corazón; ¿Qué haces aquí? ...me preguntó, no pude pronunciar palabra, solo después que salí de mi asombro le dije que ¿Quién era ella? Me contestó: "mi nombre por hoy no importa pero te lo diré
luego. Escucha: mañana a las 6:00 de la tarde empiezan las pláticas cuaresmales para jóvenes, allí (señalo con su dedo índice el auditorio que esta a un costado de la Catedral), Yo te invito. Estaré aquí mañana, ten por seguro que te esperaré y te acompañaré, conocerás cosas hermosas y aprenderás pronto lo que te voy a enseñar". Dicho esto dio media vuelta y se fue dejando en mí una inquietud. Pensaba en mi interior, quién podría ser Ella, tan diferente a todaslas jovencitas de región.

Por la noche no pude conciliar el sueño, vivía yo entonces junto a un anciano en una casa abandonada a medio construir. El anciano murió allí dos días después pues estaba inmóvil y enfermo. Recuerdo que el padre me dijo las últimas palabras…yo ya me voy pero viene la Luz a ti, se lo he pedido tanto a Dios". 

Y es así cómo a partir de aquí este jovencito comienza a tener una relación cotidiana con La Virgen Santísima y poco después con Nuestro Señor Jesús. 

Los mensajes recibidos por el "Discípulo" inician el 24 de junio de 1984 y el reverendo padre Fray Ildefonso León; (Q.E.P.D.) en entrevista y oración con el Discípulo,  graba en ocasiones, los mensajes  en cinta magnetofónica; reconociendo algunos idiomas antiguos. Entre ellos, el lenguaje materno de Nuestro Señor Jesucristo, e! arameo, así cómo griego, latín y árabe. Durante los años 1989 y 1992 el Discípulo es sometido a diferentes pruebas de carácter científico para determinar su estado y ritmo cerebral antes, y después de recibir los mensajes, encontrándose en perfecto equilibrio en salud mental y emocional. Son impresionantes una serie de mensajes llamados universales por la forma momento y tiempo en que fueron recibidos y documentados, son 8 mensajes de la Santísima Virgen María y 7 de Nuestro Señor Jesucristo. Además del impresionante brote del agua en el cerro llamado "Bachoco" lo cual fue documentado para información de autoridades eclesiásticas.'

He aquí la narración del primer encuentro con Nuestro Señor Jesús.

 

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SE APARECE AL DISCÍPULO DEL 24 AL 29 DE JUNIO DE 1994 EN UN SEMBRADÍO Y LE ENCOMIENDA EL APOSTOLADO DE LA REPARACIÓN Y DESAGRAVIO, ASI COMO LA FORMACIÓN DE COMUNIDADES DE PRESERVACIÓN PARA LOS ÚLTIMOS TIEMPOS.

"NARRACIÓN DEL DISCÍPULO"

Era normal en mí, cada vez que iba a suceder una manifestación importante, sentía un profundo deseo de prepararme espiritualmente con el ayuno, la Santa Misa y la oración. Aquélla tarde de verano marcó para siempre mi alma y me entregué completamente a la Santa y Divina Voluntad. Movido por un impulso interior, como llevado por una fuerza a la cual yo no podía oponer resistencia alguna, me encontré de pronto, en medio de las tierras de cultivo orando y cantando salmos y alabanzas a Dios Padre, cantándole con gran amor a la Santísima Virgen María.

Hacía ya 10 años que nuestra Madre Celestial me había dicho que me encontraría personalmente con su amado Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. Yo estaba justamente a unos 100 metros de donde habían ocurrido las apariciones de la Reina de la Paz. Miré al sol que pareció perder su brillo, se hizo un imponente silencio en el campo. De pronto empezó a soplar como una brisa suave, algo no natural en aquélla tierra ni en aquél clima de verano. Estando postrado adorando a la Santísima Trinidad, abrí los ojos y ví como a una distancia de 500 metros, una figura resplandeciente, de nuevo sentí miedo. Yo no podía creer lo que estaba viendo, aquélla figura tenía sombra y empezó a caminar hacia donde yo estaba, me preguntaba a mí mismo ¿qué está sucediendo?, no lograba asimilar aquello, mi corazón ardía y latía desenfrenadamente, reconocí a Jesús, El venía hacia mí al mismo tiempo que agitaba su mano como llamándome. Podía escuchar en mi interior, en mi alma, su voz diciendo, "ven a mí, soy Yo, no tengas miedo". Yo me resistía a ir donde El, además, perdí mis fuerzas y sólo acerté a decir—* con voz temblorosa dominado por una emoción muy especial, de gozo, de alegría. Todo aquello de pronto parecía un sueño del cual uno no se atreve a despertar. Por un momento pensé y dije: si eres tú satanás aléjate de mí, si eres Tú, mi Señor, ten piedad de mí, no vengas a mí porque soy un pecador... empecé a rociarme con agua bendita, también rocié todo alrededor. 

En mi alma de nuevo escuché la voz que dijo: "si tú no quieres venir a Mí, Yo voy a ti... así lo hago con los pecadores..." y se acercó a mí, puso su mano en mi hombro y me levantó, me mostró las llagas de sus manos, de aquéllos agujeros brotaban rayos de luz, su mirada penetrante me infundió paz, no supe más de mí, creo que fue como un descanso en el Espíritu, me desvanecí, cuando volví en mí, recobrando los sentidos, no miré a nadie, el sol comenzaba a ocultarse, con una inquietud muy grande volví a casa. Al día siguiente ocurrió lo mismo y así fue hasta el día 29 en que me dijo que no lo vería más de esa forma. Era extraordinariamente hermoso, sublimaba todos mis sentidos, me purificó y clarificó mi mente, en mi razonamiento lo que yo no entendía, recibí una sanación interior muy fuerte. 

En aquél día, al final, me llevó en el espíritu a las puertas del infierno, introduciéndome allí, me mostró el lugar que me correspondería si yo no cumpliera la misión. En esa horrorosa visión la cual no deseo describir, vi a las almas condenadas sufrir tremendamente, causando una gran impresión en mí. ¡El infierno existe! ¡Es un lugar de tormento eterno del cual no hay salida, es para siempre...! Después vi el purgatorio, en una visión tan clara y real de tal manera que me comprometí a rezar por las almas, comprendiendo aún más el valor del Santo Rosario y el del Escapulario café de Nuestra Señora del Monte Carmelo...

Voy a escribir aquí textualmente las palabras de Nuestro señor Jesucristo:

"Hijo mío, hoy te encomiendo una misión especial: desagraviar y reparar el Corazón de Mi Padre y conformar las Comunidades de Preservación. 

Tendrás muchos enemigos, muchas penas y pruebas tendrás que pasar, pero mi mano estará contigo, tus enemigos serán mis enemigos. Desde hoy te doy un nuevo nombre. Te llamarás "el Discípulo" que escucha y enseña lo que vio con sus propios ojos y escuchó en lo profundo de su ser... Formarás grupos de oración en todas partes. En los lugares donde no te reciban pondré una señal. Pondrás todo esto por escrito pues Yo deseo que se dé a conocer por todas las partes de la Tierra. Podrás escribir todo lo que se te ha revelado por parte de mi Santa Madre desde el año 1984. Anda, ve en mi Nombre y no te detengas, el tiempo es corto, en breve, mi Padre purificará al mundo con toda clase de acontecimientos. Anda, ve, que el tiempo corre. De que cumplas la misión depende la salvación de tu alma. Estas visiones son muy serias, urgentes y delicadas, cuídalas como un gran tesoro muy valioso. Ya te dije todo, vete en paz y recuerda siempre este encuentro".

 

Apoyo Espiritual que ha tenido Discipulo a lo largo del tiempo.  

 A lo largo de los años Discipulo ha sido acompañado por diversos sacerdotes. En el año de 1999 el dia 12 de mayo, Discípulo hace una petición formal al Arzobispo monseñor José Ulises Macias Saucedo.; quien acepta y firma esa petición. Carta que permanece vigente. Periódicamente Discípulo se reune con su director espiritual actual. A pesar de la distancia (16 hrs de camino)

En el 2005 el Arzobispo de la Arquidiocesis de Hermosillo, le dió una aceptación verbal para que Discipulo lleve el mensaje. También el Arzobispo monseñor Carlos Quintero Arce obipo emérito le da el "envio". Así mismo, el Devocionario de Reparación a los Sagrados Corazones,  que  da la Santisima Virgen con una serie de promesas a Discipulo, cuenta con el beneplacito del obispo Monseñor Manuel Mancilla Sanchez.

 
Fontes:
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/principio
https://sagradoscorazones.wixsite.com/apostolado/apoyo-espiritual-

Busca


Terça-feira, 26 de Outubro de 2021




Acessos








Mulher Vestida de Sol